El último año de Bachelet: la consolidación del neoliberalismo

En un largo discurso, que se extendió por más de dos horas, la Presidenta del Estado de Chile, Michelle Bachelet, expuso ante la clase política los “avances” de su Gobierno. A través de un relato en donde las frases rimbombantes abundaron, intentó mostrar un país ordenado, justo, que lucha contra las desigualdades y que apunta a una mejor distribución de la riqueza. Si bien en estos últimos años el ejecutivo ha impulsado una serie de cambios, el malestar de la población con el sistema de pensiones, con la corrupción en la clase política, con el robo de dineros en el ejército y en carabineros, francamente hacen que los avances en estos años se empañen, logrando que se demuestre una sola cosa: la consolidación del neoliberalismo.

EDUCACIÓN Y GRATUIDAD

La primera parte del discurso de Bachelet tuvo como eje la educación. Destacando el aumento de sueldo para los profesores municipales, el fin del copago, que ha provocado que doscientos cincuenta mil estudiantes secundarios ahora lo hagan gratuitamente, junto a la gratuidad para el sesenta por ciento de los estudiantes universitarios más vulnerables, hace que como conclusión rápida creamos que se ha avanzado mucho. Sin embargo, por ningún lado se ahonda en la educación como derecho social, sino que se sigue con la misma idea neoliberal de entender la educación como bien de consumo. La gratuidad no es más que una beca extendida con mayores recursos, así como el fin del copago no es suficiente cuando los colegios y liceos continúan en manos municipales, con las consiguientes diferencias de presupuesto entre municipalidades más ricas y pobres, incidiendo así en que comunas más pobres tengan peor educación que las más ricas. Así, se continúa con el legado neoliberal en la educación: el que tiene dinero puede acceder a una buena educación.

PENSIONES

El otro gran tema abordado en el discurso fue el referente a las pensiones. Bien sabemos que desde el año pasado ha habido un gran movimiento tendiente a cuestionar el sistema de pensiones. Las AFP ya mostraron su fracaso: con pensiones miserables para nuestr@s adult@s mayores, han hecho que él o la trabajadora, una vez llegado el momento del retiro, si es que logró construir una vida económica estable, vuelva a la pobreza, haciendo así que los últimos años de la vida sean un real calvario, más aún si es que el o la jubilada no tiene contacto con su familia. Viendo esta realidad, “nuestra” mandataria anunció el envío del Proyecto de Ley para reforzar el pilar contributivo del sistema de pensiones, haciendo que estas aumenten su valor en un veinte por ciento, “y en la medida que el sistema madure, las pensiones de los actuales cotizantes aumentarán en cincuenta por ciento”. ¿Qué nos muestra esto? Que para el estado no es prioridad eliminar las AFP, y es que no se puede eliminar al principal pilar del sistema capitalista. A partir de los fondos mutuos, se generan inversiones en retail, constructoras, mineras, cerveceras, medios de comunicación, bancos y un sinfín de empresas. Vale decir, con el dinero de los y las trabajadoras de Chile el sistema neoliberal funciona.

ABORTO TRES CAUSALES Y MATRIMONIO IGUALITARIO

En cuanto a la agenda social del gobierno, se ha buscado impulsar el aborto en tres causales [embarazo por violación, peligro para la vida de la mujer e inviabilidad fetal con carácter letal], además del matrimonio igualitario. Ambas iniciativas, recogidas producto de demandas y luchas de las mujeres y de la disidencia sexual, intentan mostrar a un gobierno tolerante y que avanza hacia una sociedad más libre de prejuicios y normas morales rígidas. En cuanto al Proyecto de Ley de aborto en tres causales, este se encuentra en el Congreso, mientras que el de matrimonio igualitario fue anunciado para el próximo semestre. Lo particular de esto, es que ambas iniciativas se ven impulsadas durante el último año de mandato [mismo caso con la nueva constitución], ya que al ser temas bastante “progresistas” para un gran sector de los honorables diputados y senadores, es evidente el peligro de que dichos proyectos no se transformen en Ley.

CONSOLIDACIÓN DEL NEOLIBERALISMO

Todas las reformas impulsadas por este gobierno han apuntado a consolidar el neoliberalismo. A través de reformas pequeñas [no estructurales] se han corregido superficialmente las contradicciones más evidentes del neoliberalismo, buscando con esto que su estructura principal no sea cuestionada. Un ejemplo claro son la forma que se ha abordado la demanda que pide el fin a las AFP: no se ataca a la institución; al contrario, se reconoce que las pensiones son míseras, ante lo cual el Estado asigna un bono para que dejen de serlo, vale decir, el Estado subsidia un fracaso económico de privados inescrupulosos y más aún, le da un nuevo impulso ante la crisis. Así mismo obran los Estados para evitar quiebras de bancos, inmobiliarias, entre otros.

Hace un tiempo, Bachelet aseguró que se había puesto fin al sistema neoliberal, y sin embargo en Antofagasta siguen aumentando los campamentos, sigue existiendo malestar en las calles y sigue habiendo un descontento hacia la clase dominante. En año electoral, ¿podemos esperar que la población vaya masivamente a votar? Claramente no, al contrario, creemos que la abstención continuará aumentando como ha sido la tónica en los últimos años, esto a pesar de que ciertos sectores que se reivindican como anticapitalistas insistan en la vía electoral, subordinando así toda su apuesta política a un mero acto que de participativo no tiene nada.

Si bien las cosas en este país distan mucho de ser positivas, creemos que solo con la organización de los sectores oprimidos de la sociedad vamos a cambiar las cosas. EL neoliberalismo, al ser un sistema económico, influye hasta en lo más cotidiano de las personas: las atomiza, las vuelve competitivas y desinteresadas por su semejante. Parte del triunfo momentáneo de esta variante del capitalismo es esa: el cambiar las formas de relacionarse en sociedad. Por ello es que resulta más que necesario organizarnos, trabajar por cambiar las cosas, y no tan solo a nivel económico, sino que en todos los ámbitos de la vida. Solo así podremos empezar a derrumbar este modelo que, vaya las contradicciones de la vida, se ha consolidado bajo un gobierno que apunta a “derrotar la desigualdad”.

C. Mardones Mondaka.

Antofagasta.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s