Reseñas: Aldo Marín. Carne de Cañón

aldo marin carne de cañon

Aldo Marín carne de cañón
Autor: Juan Cristóbal Guarello
Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.
Año: 2018
294 páginas

Antes de la edición de este libro era escasa la información que teníamos acerca de la participación de tres ex militantes socialistas, transformados en anarquistas, en el único grupo “no marxista” que empuñó las armas en Italia a finales de la década del ’70 y que participó de la denominada “galaxia armada”: Azione Rivoluzionaria (Acción Revolucionaria-AR). Las bases teóricas de AR fueron una mixtura entre espíritu libertario y antiestalinista, situacionismo y las aportaciones de la alemana “Rote Armee Fraktion” (Facción del Ejército Rojo-RAF). Se organizaban en base a grupos de afinidad, “donde los vínculos tradicionales son reemplazados por relaciones profundamente comprensivas, marcadas por el máximo de intimidad, conocimiento y la confianza mutua entre sus miembros”. La organización infiltrada desde su fundación por el informante de la SID (Servicio Secreto Italiano) y posteriormente “disociado”, Vito Messana, tuvo una corta trayectoria que dejó como balance 3 muertos y 88 procesados (61 hombres y 27 mujeres) entre 1977 y 1985.

Aldo Marín Piñones (alías “Rico” o “Perú”), Ernesto “el perro” Castro y Juan Paillacar, luego de partir al exilio tras el Golpe Militar y pasar por un entrenamiento de formación guerrillera en Cuba, decidieron romper con el Partido Socialista y arribaron a Italia en donde se unirían a esta formación combatiente. Juan Cristóbal Guarello se centra en reconstruir minuciosamente la historia del primero de ellos, Aldo Marín, muerto trágicamente en la ciudad de Turín el 4 de agosto de 1977 tras la explosión accidental de una bomba que transportaba junto a su compañero Attilio Di Napoli.

¿Cómo un joven proletario nacido y criado en Vallenar de familia devota evangélica pasó a morir en el exilio militando en una organización anárquica armada? Guarello da cuenta de los orígenes de Aldo, pormenores de su experiencia familiar y de aquellos pasajes de su vida que lo marcaron e influyeron a su toma de posición en la lucha por la vida: su solidaridad innata siendo niño con aquellos compinches que vivían en la calle, la influencia política de su tío de izquierdas, su padre pirquinero que desde niño le enseño a manipular explosivos, la promesa de un alto dirigente del Partido Socialista local de integrarlo al gobierno de la Unidad Popular en Santiago, ya instalado en la capital su ingreso al ala izquierda del PS (“Regional Santiago”, “Coordinadora” y Brigada Elmo Catalán), su temprano casamiento y su vida en Lo Valledor, su trabajo en el Cementerio General y su militancia en el Cordón Industrial Renca-Panamericana Norte, su exilio en México y Cuba, el dolor de no conocer a su hijo recién nacido y su durísima vida en Italia.

Aldo encontró la muerte a sur cortos 24 años en Via Capua 1-3 cuando se dirigía a realizar una acción contra el reaccionario periódico de la FIAT, “La Stampa” -el multimillonario Giovanni Agnelli era dueño del diario y la empresa automotriz-. Esta no es solo su historia sino la historia de cientos de anónimos y anónimas que no se rindieron, cuando muchas y muchos ya se estaban acomodando y arreglándose los bigotes. Aldo no claudicó, siguió adelante y pagó un alto precio por ello. Por eso su historia merece ser contada.

Nahuel Valenzuela

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s